Estados Unidos ordenó que el USS Carl Vinson, un portaaviones con capacidad para 85 aeronaves y 3.200 tripulantes, se dirija junto a su flota compuesta por dos destructores de misiles guiados y un crucero de misiles a la península de Corea debido a las preocupaciones por los avances de Corea del Norte en su programa de armas nucleares.

El portaaviones de clase Nimitz posee dos propulsores nucleares, mide 332,8 metros de eslora (dimensión desde la proa hasta la popa), y alcanza una velocidad superior a los 30 nudos. Además, está equipado con el sistema antiaéreo de corto alcance RIM-7, el sistema de armamento de proximidad aérea RIM-116 y tres Phalanx CIWS, sistema de armamento de proximidad.

El USS Carl Vinson fue el último destino del cuerpo de Osama Bin Laden antes de ser arrojado al mar tras ser abatido por un comando estadounidense en mayo del 2011 en Pakistán.

El grupo de ataque de la nave, construida en 1975, en servicio desde 1980 y que forma parte de la Tercera Flota de la marina de Estados Unidos, incluye jets F18, cazas de cuarta generación que pueden atacar objetivos tanto aéreos como terrestres.

La última vez que el USS Carl Vinson estuvo tan cerca de Corea del Norte fue a mediados de marzo, cuando participó de las maniobras militares que anualmente realizan Estados Unidos y Corea del Sur.

Corea del Norte denunció el martes el despliegue “insensato” de la marina estadounidense junto a la península coreana, y advirtió que el régimen está preparado para responder, una evidencia de la escalada de las tensiones en la región.

El envío por parte de Washington del portaaviones y su flota hacia la zona “viene a probar que los movimientos insensatos de Estados Unidos para invadir la República Democrática Popular de Corea han alcanzado una fase grave”, dijo un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores según la agencia oficial KCNA, en el primer comentario de Pyongyang desde la maniobra estadounidense el domingo.

Menos de 48 horas después de bombardear Siria, el presidente estadounidense Donald Trump lanzaba lo que ha sido interpretado como una advertencia a Corea del Norte. El grupo aeronaval estadounidense, que incluye un supertransportador de aviones USS Carl Vinson, dos destructores de misiles guiados y un crucero de misiles guiados, canceló una parada programada en Australia y puso rumbo al Océano Pacífico occidental desde Singapur, en una demostración de fuerza ante las crecientes amenazas del régimen norcoreano.

“La República Democrática Popular de Corea está preparada para reaccionar a cualquier forma de guerra deseada por Estados Unidos”, afirmó Pyongyang, el portavoz del ministerio de Exteriores norcoreano según KCNA.

“Tomaremos las medidas (…) más severas contra los provocadores para defendernos con la poderosa fuerza de las armas”, agregó.


LEAVE A REPLY