El primer trabajo en España que lleva la firma del arquitecto brasileño Marcio Kogan es un proyecto completo. No sólo son suyos los planos inmobiliarios, sino que también lleva su sello el interiorismo del piso piloto, aunque en la promoción exclusiva de Somosaguas Caledonian (calle Doctor. Raso, 7, Pozuelo de Alarcón. Madrid) la casa reclamo es un unifamiliar de 200 metros cuadrados.

Para dar coherencia al conjunto, Kogan (con la ayuda de su estudio) se encarga del 100%. Un encargo que le entusiasma: “La arquitectura y el interiorismo son una sola pieza. Un todo. No existe separación entre el interior y el exterior de una vivienda. No puedo imaginarme el uno sin el otro”. La misma idea que tiene el presidente de Caledonian, Enrique López Granados. “Contamos con Studio MK27 para el diseño inicial de la casa piloto porque representa la visión integral del producto según el propio arquitecto. Nos parecía muy interesante abordarlo de esta forma, constituyendo un proyecto 360°”. El resultado final “tiene más fuerza”, añade el directivo. “Marcio Kogan tiene una sensibilidad muy especial a la hora de concebir espacios para vivir y estos no se explican de forma integral sin la decoración e interiorismo que los viste, de ahí que la mejor manera de transmitir la fuerza de esta promoción sea ligar arquitectura con interiorismo”, sentencia el responsable de estos 21 chalés de lujo ubicados en el municipio más próspero de España y que, en plano, sus futuros dueños diseñaron a medida.

Como todos los elementos decorativos de la vivienda escaparate -una de las únicas tres de la promoción aún disponibles- pertenecen al estudio del arquitecto (nunca utilizan mobiliario de alquiler de atrezzo), el objetivo es vender la propiedad con el interiorismo incluido, porque casi todas las piezas están a la venta. Un extra que se añadirá a los casi 1,5 millones de euros (más IVA) que cuesta este unifamiliar de 206 metros cuadrados, con 86 metros cuadrados de jardín y 12 de terraza, ubicado en el municipio más próspero de España.

El arquitecto viste esta residencia con muebles del estilo de los años 50 y 60, con toques actualizados. Gracias al uso de materiales nobles, como la madera de roble o de palo santo, y otros naturales, como las alfombras de lana o las tapicerías de cuero y algodón, mezclados con metales y el cristal de las lámparas se consigue un ambiente cálido y confortable. Todos los muebles, como explica el autor del proyecto, han sido seleccionados con mimo y proceden de diferentes anticuarios. Una vivienda preparada para entrar a vivir.


LEAVE A REPLY