(Bloomberg) Las aerolíneas se están preparando para la ampliación prevista de la prohibición estadounidense de llevar computadoras portátiles y otros dispositivos electrónicos de gran tamaño a bordo de aviones con destino a aeropuertos estadounidenses.

Funcionarios de United Airlines, American Airlines, Delta Air Lines y de la cámara de este sector Airlines for America tienen previsto reunirse con el secretario del Departamento de Seguridad Nacional John Kelly en Washington el jueves por la tarde para analizar los detalles de una posible extensión, según tres personas con conocimiento de las conversaciones en curso.

No estaba claro si habría un anuncio inmediato de las nuevas restricciones a la electrónica en los vuelos de Europa u otros aeropuertos a los Estados Unidos, dijeron las personas, que pidieron que no se revelara su identidad porque no estaban autorizadas a hablar sobre la reunión.

Air France-KLM Group y Deutsche Lufthansa AG están entre las empresas aéreas que dijeron estar haciendo preparativos para la prohibición de los dispositivos, incluidas las tabletas y las consolas de juego, que se extenderá a sus centros europeos de conexión aérea después que inicialmente apuntara a los aeropuertos de Oriente Medio y África.

La Comisión Europea le ha escrito al gobierno del presidente Donald Trump para pedir cooperación respecto de cualquier medida nueva.

“Estamos en contacto con nuestros socios y las autoridades, y nos estamos preparando para esa posibilidad”, dijo telefónicamente la portavoz de Air France, Ulli Gendrot. “Entendemos que hoy hay una reunión con las aerolíneas por este tema en Washington, así que deberíamos tener más información después de ella”.

Distintas hipótesis
Lufthansa está trabajando internamente en diferentes hipótesis para responder ante cualquier extensión de la prohibición, dijo el portavoz Helmut Tolksdorf.

Ambas compañías tienen vínculos estrechos con importantes operadores estadounidenses. Air France-KLM está aliada a Delta Air Lines y Lufthansa se asoció a United Continental Holdings Inc.

Las líneas aéreas estadounidenses están analizando una posible extensión de la prohibición con los funcionarios de Seguridad Nacional y la Administración de Seguridad del Transporte desde hace varias semanas, según una de las personas estadounidenses informada de las conversaciones.

Estados Unidos anunció el 21 de marzo que los dispositivos electrónicos de mayor tamaño que los teléfonos inteligentes estarían prohibidos en la cabina de los vuelos procedentes de ocho países, lo que impacta en centros mundiales de conexión aérea como Dubái, Abu Dhabi y Estambul.

La medida, que afecta a importantes operadores como Emirates, Qatar Airways y Turkish Airlines, fue resultado del temor a que bombas capaces de derribar un avión de pasajeros estén ocultas en los dispositivos.

Una agrupación del sector de los viajes, la U.S. Travel Association, exhortó a los funcionarios de Seguridad Nacional a que anuncien su plan lo antes posible.

“Es crucial que el gobierno estadounidense comunique los detalles de esta nueva política y las razones de por qué es necesaria”, dijo en un correo electrónico Jonathan Grella, portavoz del grupo.

Grella instó al público a tomar la amenaza en serio. Al mismo tiempo, los funcionarios de seguridad deberían crear nuevos protocolos de seguridad para evaluar mejor si los dispositivos electrónicos contienen bombas.


LEAVE A REPLY